seguir por correo

martes, 19 de febrero de 2013

Elisa

E res L ucha I deal S in A rmisticio,
L uz entre manzanas negras que
I nspiran, cuando respiras desnuda, a ese
S ol cuyos rayos de noche
A nidan en el tatuaje de tu espalda.

lunes, 18 de febrero de 2013

Visión del crepúsculo

La hora es un trébol gigantesco,
no importa el número de sus hojas.

Está hecho de corazones caedizos
y lenguas ansiosas
de besar el aire dorado de soles diversos.

Alguien halló reposo a la sombra de esta hora rezagada.
En estas sombras de plata, manchadas de púrpura.
Arrebol de los días que unta unos ojos
cansados que ya no esperan abrirse.


 Este poema, inspirado por un rato de descanso a la sombra de un tilo en flor, lo dedico a los muertos en la fuga del fuerte del monte San Cristóbal en 1938, cuyo monumento, cerca de un tilo de dicho monte, ha sido destrozado y pintarrajeado varias veces por gente de la que prefiero no opinar.


domingo, 17 de febrero de 2013

El viejo y el mar

Con once o doce años, uno tenía la idea de que en una novela hay mucha acción y al final alguien -vamos a llamarle "el bueno"- gana, pero en El viejo y el mar era justo al contrario: las reflexiones del protagonista ocupaban tanto como la acción, si no más, y toda su lucha contra el tiempo, contra el pez y contra los tiburones resultaba en derrota. ¿Diré que aquello me gustó o simplemente que me sorprendió? No sé, pero siempre he tenido buen recuerdo de mi primer contacto con dicha novela, recuerdo que se ha confirmado al releerla a más de seis lustros de distancia.


 No sé cuántas veces se ha llevado esta historia a la pantalla; en la versión que tengo, el protagonista es uno de los actores más versátiles de todo el S. XX, Anthony Quinn. Pocos pueden presumir de haber encarnado a tal variedad de personajes tanto históricos -Atila, Hamza, Caballo Loco, Gauguin, Abu Tayi, Omar Muxtar- como literarios: Antínoo, Barrabás, Quasimodo, Alexis Zorba, Kiril Lakota y aquí, el viejo Santiago. Y otros muchos desde el inmigrante griego de Sueño de reyes hasta el pastor vasco de El pasaje. Un actor entrañable como pocos, con un personaje hecho a medida.




sábado, 16 de febrero de 2013

Minicuentos (I)



 En la noche 1.002, el sultán se tapó los oídos.
******************************************************************************** 

Benito Rencial metía papeles en su archivo, hasta que un día lo saturó. Entonces le quitó la primera sílaba, y al convertirse en chivo, en lugar de guardar papeles se los comía.

lunes, 11 de febrero de 2013

Cristales de azúcar amarilla

CRISTALES DE AZÚCAR AMARILLA

Ya sé que cuando regreses
 no veré el mar que ceñía tu piel
 pero con la arena que manchaba tus labios
 taparemos los desconchados de la tarde.


 
Sacaremos ese pedazo de tiempo
caído en la trampa
de las cuatro paredes de un patio interior
En sus heridas pondremos
cristales de azúcar amarilla
y encaramado en la antena parabólica
de la ventana de enfrente
se prenderá en las alas de esa cigüeña
que procede del este de la noche.




             
Otros pedazos de tiempo,
camino del arcoiris,
nos visitarán entonces
para dejarnos estrellas                                                                   
en un lecho de arcilla y luz.

Ya sé que cuando regreses
no harán falta más palabras.