seguir por correo

viernes, 22 de marzo de 2013

Greguerías anímicas







Al ser auténticos maestros en el arte del disimulo, nadie supo nunca que los tres tristes tigres, en realidad, se llevaban un cachondeo de cuidado.












El erizo siempre estará triste, pues ve a los demás animales rascarse la espalda y se imagina que debe ser algo muy especial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario