seguir por correo

jueves, 18 de julio de 2013

Frases (contra)hechas

 Cuando el jefe le dijo a X...: ¡Me has puesto en un membrete! me costó mucho imaginármelo en tal situación.

-¡Este tío fresco!¡Se figurará que tiene patente de corcho para hacer lo que le dé la gana! ¡Qué jeta!

 Lo de la patente de corcho ya era más fácil de comprender, seguramente era una forma velada de llamarle alcornoque. Lo de que le habían hecho un lavabo de cerebro ya era un poco más complicado pero de todos modos preferí no mentar la soga en casa del herrero y lo cierto es que mientras el jefe se esforzaba por salir del membrete me acabó entrando una depresión de caballo, y por eso al final allí fue el llanto y el relinchar de dientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario