seguir por correo

viernes, 27 de diciembre de 2013

Palíndromos sueltos

  ¿Cuál fue el primer palíndromo? Cuestión peliaguda, desde luego. Es posible que fuera Soy Dios, frase notable pues no se dijo en el tiempo sino en la eternidad; incluso es posible que este palíndromo desencadenara el big bang. (Los defensores del matriarcado ancestral opinan, por su parte, que fue Ah, soy Diosa, dicho con cierto grado de coquetería típicamente femenina.)



   Pero vamos a dejarnos de metafísicas y centrarnos más en realidades cotidianas. Periódicamente hay quien se queja y escandaliza de ver anuncios de ropa interior en la calle, considerándolos la quintaesencia de la perversión, etc. No es mi intención aquí polemizar al respecto, simplemente quiero decir que una de las marcas que más se anuncia llámase Avet, y que fue ver tal nombre y soltar de golpe: Avet te va.

  Por último, nos remontamos a los tiempos de la dinastía austriaca, cuando don Gaspar de Guzmán y Pimentel (1587 - 1645), más conocido como Conde-Duque de Olivares fue valido de Felipe III. Seguro que más de uno de sus detractores dijo: Será vil Olivares.

 

3 comentarios:

  1. Muy bueno, Javier. A mi siempre me a gustado Arriba la birra

    ResponderEliminar
  2. Cierto, Dani, Juan Filloy era un genio. Ya he visto que has echado un vistazo a algunos otros textos, ¿no?

    ResponderEliminar