seguir por correo

sábado, 20 de diciembre de 2014

Arroz y guisantes o De la fábula al palíndromo, segunda parte

 Gracias al arroz que, en pequeñas dosis (1), dábale el abad, la zorra se fue recuperando de la hambruna y no fue difícil adiestrarla para que, a cambio de una buena ración de arroz en las épocas más duras, librara al huerto de ratones, escarabajos y otros huéspedes indeseables. Sobre todo, el abad estaba interesado en que vigilara el plantío de guisantes, pues había un monje que, por motivos que el abad no acababa de entender, ponía mucho interés en observarlos.




(1) Pensaba escribir en pequeñas diócesis, pero habría sido demasiado recochineo.

domingo, 14 de diciembre de 2014

Náutica

Todos recordamos ese diálogo de Les Luthiers en Las majas del Bergantín:

-Mi capitán, buque pirata a la derecha.
-Se dice estribor.
-Ah, bueno. Mi capitán, estribor a la derecha.





Pero la palabra estribor se presta poco, mientras que babor da más juego:

   Roba babor.

Si lo alargamos a Robaba babor la cosa se complica un poco más, se pierde la cuenta de las bes. Pero a veces los barcos no navegan por el mar sino por ciertos territorios más propios de un autor y sus lectores, así que si en el barco iba algún admirador de Bernardo Atxaga no es inverosímil que al agacharse dijera:

  A babor, Obaba.

Y quizás fue la velocidad del barco lo que motivó que otro le dijera:

  A popa.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Un mundo feliz

  Como hace mucho que leí esta gran novela de don Aldous, no recuerdo si el soma se consumía a discreción o si había un horario estricto para repartirlo, aunque creo recordar que, por lo menos en el caso de los epsilones, era esta última posibilidad. De haber tenido capacidad palindrómica, los miembros de esta clase ínfima lo habrían solicitado así:

Amo, soma.

 Y la respuesta habría sido:

Soma damos.

Alguien -ya seguramente un alpha o un beta- habría dicho:

Soma, vamos.

O incluso, rizando el rizo:

Soma, vamos a la sala.

(¿Habría sido Helmholtz Watson?)

lunes, 24 de noviembre de 2014

Ainhoa

Aire, sólo aire sin
tIempo, tus ojos
de Nuevo son lunas, la
nocHe se funde, tus labios
y manOs abren el mar, lleno de
tu aromA.


El pasado mes de agosto me extirparon un melanoma que, por fortuna, resultó ser benigno. La mañana del día de la operación se me hizo un reconocimiento al que fui en silla de ruedas, conducida por una celadora muy simpática y risueña, que se llamaba Ainhoa.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Asa

Otro día hablaremos del que asó la manteca, y si es verdad que tras asarla la usó para condimentar espárragos fritos. Hoy sólo traemos a colación el palíndromo correspondiente:

           Asar grasa.

Algún otro prefirió asar gasterópodos desprovistos de concha, y así salió: 

          Asó babosa.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Dioses y deseos

 No recuerdo bien lo que decía Ramón sobre ojalá, algo así como si el ojo de Alá vigilara a través de esta palabra. Ahora podemos decir Al ajo, ojalá o bien Leí: nadad, ojalá la joda Daniel, palíndromo asaz aliterado y con alguna resonancia cortazariana.
 Pero ojalá en latín se decía utinam, y entonces sí que hay que nadar, nada menos que hasta el otro lado del Charco, por si algún indio de las praderas más o menos latinizado invoca a su principal divinidad diciendo:

         Utinam Manitú.

sábado, 4 de octubre de 2014

Airosa Soria

   Airosa, sí, con un aire fresco como pocos. Voy recordando cómo lo he encontrado entre los chopos y abedules del Duero, las murallas de Calatañazor, el páramo de Medinaceli, o el Cañón del Río Lobos, mientras, sentado en la terraza de un bar, miro pasar la gente por la Calle del Collado y alrededores.
  Entonces me doy cuenta de que el té que estoy tomando es de Soria natural, lo que me activa de golpe las neuronas. Unas pocas vueltas a derecha e izquierda, y ya está:

 Airosa la ruta natural a Soria.


miércoles, 24 de septiembre de 2014

Noche preoperatoria

  El paciente ya está casi totalmente preparado, sólo falta un pequeño detalle. Hablando fino, se trata de limpiarle por dentro. A lo mejor la enfermera encargada de tal menester se llama Avita, y entonces es fácil decirle:

 Avita, va la lavativa.

(O quizás es la operanda quien lleva ese nombre y le avisan.)

  O, para más sencillez, todos esperan que la operación Así sea y por eso se dice:

Amén, enema.

jueves, 18 de septiembre de 2014

¿Greguería o hircocervo?

Los personajes de las novelas de Emilio Salgari Cooper solían estar solos ante el peligro.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Queri2 Kmaradas:


  Que Dios reparta suerte cuando la sangre -española- de tu tristeza nos dice que, por culpa del cha cha cha, más dura será la caída. Aun así, caray, como sólo se vive una vez y, a pesar de los golpes, todo el mundo tiene derecho a cumplir sus delirios de grandeza, pienso que tengo lo mejor de ti desde que al cortar cuatro rosas deduje que de día hay que andar camino Soria y de noche no hay como el calor del amor en un bar.


sábado, 6 de septiembre de 2014

Arde Fedra

  ¿Estamos ante un palíndromo mitológico? ¿Se refiere al amor de Fedra por su hijastro Hipólito con la consiguiente acusación a Teseo, etc.?
  Puede ser, pero también es posible que no sea la Fedra mitíca sino Fedra Lorente, y entonces ya no entramos en el fascinante mundo de los mitos griegos sino en el no menos fascinante de Amanece que no es poco.
 Recordemos a Morencos (Fernando Valverde), sí, el intelectual que lee novelas sin estropearlas, que dice glande, víscera, paradigmático... y que no se ha cogido un mal constipado en los últimos años, parado en su bancal, con sonrisa beatífica y mirada de felicidad plena, hasta que de repente le arde el culo. Luego sabremos que ese fenómeno psicosomático ha sobrevenido por pensar en la muchacha -Fedra Lorente- que el alcalde -todos somos contingentes pero tú eres necesario- ha traído consigo esa mañana y que algunos vecinos desean que sea turgente y comunal.*
 No acabará ahí la cosa, pues luego Garcinuño recomendará a Morencos leer las quevedescas Gracias y desgracias del ojo del culo pero éste -el ojo no, Morencos- preferirá enredarse con la mujer del médico, con los resultados que ya conocemos, mientras que el munícipe por antonomasia, tras el fracaso de su orden de hacer flashback, convocará elecciones que, como no podía ser menos, ganarán los de siempre. 
 Todo esto por el contagioso ardor de Fedra.

A José Luis Cuerda y compañía.  (1989 - 2014)


 
















* Como Susan George en Perros de paja pero sin llegar, por fortuna, a tales excesos.

domingo, 24 de agosto de 2014

Otro más

   La lectura del libro Bestias, Hombres y Dioses, del viajero polaco Ferdynand Ossendowsky (1876 - 1945) me ha hecho recordar que no sé gran cosa de la religión tibetana; me suena en todo caso que no admite el sacerdocio femenino. No deja de ser una pena, porque entonces daría pie a palíndromos como éste:

    Amalia, la Dalai Lama.

viernes, 15 de agosto de 2014

De la fábula al palíndromo

-Están verdes.

  ¿Qué iba a decir la zorra tras toda una noche de esfuerzos infructuosos -y nunca mejor dicho- por alcanzar las uvas? No sabemos si estaban altas o si era pequeña, pero lo cierto es que no pudo y estaba agotada.
  Además era otoño, cuando los roedores supervivientes van refugiándose en sus madrigueras y por lo tanto el sé notar sólo los ratones no era de gran ayuda.
  Amanecía cuando la zorra fue poco a poco buscando la salida. El huerto del monasterio era grande y variado, y a poco de dejar el viñedo estaba el arrozal, donde el abad se paseaba satisfecho.
  El resto es historia conocida.

viernes, 8 de agosto de 2014

Un teléfono equivocado


                                                                      A Mercedes, donde quiera que esté.

Un teléfono equivocado.
Las prisas.
Tu voz nerviosa.
Mi sorpresa.
Tu búsqueda.
Tu mirada.
Nuestro abrazo.
Las calles que evitabas.
Nuestro nerviosismo.
Un bar en una calle solitaria.
Tus labios cercándome.
Dos copas vacías.
La tristeza.

Todas estas cosas y más hicieron falta
para separarnos sin decirnos adiós siquiera.

8 - VIII - 1986

sábado, 2 de agosto de 2014

Separación civilizada

 Ninguno de los dos había querido un compromiso vitalicio. Tras aquellos años horribles de maltrato, ella quería conocer a un hombre cariñoso, sensible y atento, que le enseñara a confiar de nuevo en el sexo masculino. Tras los no menos horribles años de soledad, él quería aprender a no andar solo, a mover sólo un brazo mientras el otro ceñía una cintura, a acompasar su zancada con la de una persona veinte centímetros más baja que él.
 Ambos lo habían conseguido.
 Por eso, tras aquella conversación cenaron con velas, bailaron, intercambiaron regalos, conservaron las direcciones y celebraron su noche de divorcios, que fue tan tierna, fogosa y entrañable como había sido la de bodas.



2 - VIII - 2014, en el autobús Pamplona-Donosti


P.D. : A los dos días de escribir este relato, oigo la noticia de que este año son ya treintaitrés mujeres adultas y una niña víctimas de la violencia machista.
Sé que la literatura no puede hacer gran cosa por cambiar el mundo y que la situación que plantea este relato es utópica; aun así, se lo dedico a ellas.

miércoles, 30 de julio de 2014

Troya, Britania, Euskadi

En la Historia de los reyes de Britania, de Geoffrey de Monmouth, aparece esta curiosa anécdota de los esponsales de Arturo y Ginebra:

 Acto seguido, él se dirige a la sala de banquetes de su palacio con los caballeros, y ella a la del suyo con las damas; pues los Britanos todavía observaban una antigua costumbre de Troya según la cual hombres y mujeres celebraban las fiestas por separado.



   Yo siempre había sospechado que el Rey Arturo era vasco, pues no sólo su espada se llamaba Euskalibur, sino que además la extracción de la susodicha debió celebrarse en el marco de alguna celebración de deporte rural de la época, con apuestas incluidas, y este fragmento va en la misma dirección. ¿Serán los vascos troyanos?

miércoles, 23 de julio de 2014

Escrito en un instante

  La idea del Alcalde de mandar a la Guardia Civil a retirar los candados que infestaban puentes, verjas y demás parecía dar buen resultado hasta que alguien cayó en la cuenta de que la Guardia Civil también iba en parejas.

martes, 22 de julio de 2014

Sublimemente el milano

Cuando ya creía que lo había dicho todo sobre el milano, se me ocurrió coger el nombre latino de esta rapaz y así, automáticamente, me salió:

   Sublime milvus



 Frase que, evidentemente, sólo es palindrómica en latín tardío, cuando la V ya sonaba igual que la B. Luego me preocupó un poco la falta de concordancia entre sustantivo y adjetivo, hasta que caí en la cuenta de que el primer término no era adjetivo sino adverbio, y de ahí el título de esta entrada.
   A continuación pensé, como colofón, que si es milano es sublime:

 Si milvus sublimis

 o al revés:


Sublimis si milvus


viernes, 4 de julio de 2014

Abu Karim, mira Cuba

  No es difícil suponer que la frase que da título a esta entrada se dijo en un barco de inmigrantes musulmanes en dirección al Caribe. Si además llegaron a Cuba en los primeros tiempos revolucionarios, enseguida aprenderían cómo llamaba Castro a Guevara:

  -¡Eh, Ché!

  Pero a lo mejor entre ellos había algún vasco que entendió etxe, "casa" y de ahí salió, claro está:

   Aquí Fidel edifica.

 Que también puede formularse en imperativo:

  Aquí, Fidel, edifica.

 El hecho es que se construía.

********************************************************************************

  Y como a veces uno se cansa de explicar los palíndromos, de vez en cuando apetece escribir alguno absurdo, así que, aprovechando el nombre:

   Le di focas y sacó Fidel.


Feliz y palindrómico verano.

lunes, 30 de junio de 2014

¿El reverso o el revés?

  ¿Os acordáis de mis primeros palíndromos? No molas, Salomón - Agur, oruga -Salomé, me molas y aquél en el que me voy a detener hoy: Acósame, masoca

  Imagino este palíndromo dicho por algún dominante impaciente, ansioso seguramente de que el masoca en cuestión cometa alguna falta grave, digna de un castigo no menos grave, pero hace poco vínome a las mientes el reverso: Ánimo, Dómina. Ahora es el sumiso quien ve que su Ama no se decide a aplicar la sanción, o bien la aplica con una flojera impropia y claro, cumple con su deber. El mundo al revés, de todos modos.
 La cosa se complica con Ánimo da la Dómina; ¿o es Ánimo da, la domina? ¿Quién anima? ¿Quién domina? ¿A quién? Me parece que esto se va convirtiendo en una orgía multitudinaria, cuando no en una merienda de negros, y se echa en falta un poco de organización.

lunes, 16 de junio de 2014

Aten al planeta

   Uno de esos palíndromos repentinos, inesperados, una revelación brusca, una luz brillante de cuchillo... Ahora hay que buscar el referente, si es que lo tiene. ¿Se puede atar un cuerpo celeste? ¿O se tratará del premio?

miércoles, 4 de junio de 2014

Añadidos

Allá por 2008 un amigo me dedicó este palíndromo sobre la actitud de un alegre bebedor que pasa repentinamente de la exaltación al lamento:

  Arriba la copa, ah, poca la birra.

Lo hizo sin conocer la versión original, del genial Juan Filloy (1896 - 2000):

 Arriba la birra.

**************************************************************************
 http://eljineteinsomne2.blogspot.com.es/2007/09/los-palindromos-de-juan-filloy.html
 **************************************************************************

   El añadido tiene ese matiz de expesar un gran cambio con pocas palabras, mientras que el original tiene el encanto de lo inmediato, lo simbólico. ¿Qué mejor emblema podrían tomar los bebedores de cerveza? Uno es narrativo y el otro lírico, pero los dos condensan, los dos son, como decía Baltasar Gracián, dos veces buenos.

******************************************************************************* 

Al principio de los tiempos, allá por la prehistoria, perpetré algunos palíndromos viajeros:

 Alí va a Ávila.

Alien a Neila.

Nuria a Irún.  

  Cada uno de ellos, sin duda, lleva tras de sí una historia que puede ocupar mucho o poco, según la imaginación de cada uno. Pero cuál no sería mi sorpresa al leer que un famoso lingüista, Gregorio Salvador, es también aficionado a los palíndromos, y, en concreto, tenía su propia versión de este último:

Nuria, sonría y ate la maleta, y a irnos a Irún.

 http://www.elcultural.es/version_papel/LETRAS/326/El_reino_de_Cervantes

(Veo muchos enlaces a este libro, pero ninguno que haga referencia al capítulo que tiene sobre palíndromos. Una pena.) 

En cualquier caso, acrecentar palíndromos es un ejercicio interesante, que nos lleva a la dualidad de concisión y amplitud.
 
 

 

martes, 20 de mayo de 2014

Cuando despierte...

 El pasado domingo, dieciocho de mayo, leíamos que se ha descubierto en Argentina el -hasta ahora- mayor dinosaurio del mundo. Que si podía medir 40 metros, que si pesaba 77 toneladas, tanto como catorce elefantes africanos -muchos sietes-, etc.
 Pero lo mejor es la foto del paleontólogo acostado junto al fémur, para dar idea de su tamaño:


Cuando despierte, el dinosaurio todavía estará ahí.

viernes, 18 de abril de 2014

El Nobel de García Márquez

       











                                                                   Ya me jodieron.

                                                         G.G.M. al saber que había recibido el Nobel.


21 - X - 82;
hoy el coronel Aureliano Buendía 
ganó su guerra número treinta y tres,
José Arcadio Buendía se desató del castaño
y Úrsula Iguarán salió de su tumba. 
El duque de Marlborough
desempolvó su traje de tigre
y hasta don Zacarías Alvarado,
preso en el reino de la muerte,
vio motivos para una sonrisa
y se sintió un poco menos solo.

No faltaron los herederos de la Mamá Grande
que huían, desesperadamente,
de aquellos voraces basureros.
El cocodrilo sagrado
chapoteó en su laguna
y las mareas del Caribe
saltaron varios metros,
cubrieron costas
e inundaron pueblos
bajo la luz de un sol
bobo, áspero, bermejo...

Remedios la Bella
volaba desnuda,
como una diosa.
Y Luis Alejandro Velasco,
por si acaso,
no dejó de llevar consigo
su vieja balsa de náufrago;
no olvidaba que los peores tiburones
son los que nadan cerca del fondo de los sueños.
Isabel no dejó de ver llover
en Macondo
pero su monólogo
se hizo más alegre.
Y no en mala hora
(en otoño)
la hojarasca volteó
y se incorporó a la tierra
para seguir el ciclo de los años.

No se sorprendió Melquíades,
pues alguna esfera mágica
(quizás de chamanes tibetanos)
se lo había revelado.
Y la mirada de su fantasma
alegró las ciénagas de la muerte.

La cándida Eréndira,
riendo como una loca,
se paró en medio de la playa
y corrió al encuentro de Ulises.
El nuevo día los sorprendió
entre mariposas
llenas de olor de guayabas.
No faltó un señor muy viejo
con unas alas enormes,
pero andaba algo perdido
en aquella reunión.

Y en una aldea remota
de Colombia,
a la que sólo se llega por el río,
un coronel anónimo,
por fin,
recibió el correo.
Un Aureliano y una Amaranta
(no vale la pena contarlos)
se abrazaron en una vieja casa
cuyas paredes de nuevo rieron
al sentirse otra vez habitadas.
Y aunque no lloviera,
todos fueron felices
cuatro años, once meses y dos días,
que es tanto como decir
siempre.



Pero todos comprendieron.
Y nadaron una vez más en la exquisita mierda de la gloria,
mientras morían de viejos y de desilusión.
Sí, de esa desilusión constante como el fango
y creciente como el musgo,
que se pega a la piel
y presagia la segunda muerte,
la definitiva, la del olvido.

Pero, mientras el silencio se cerraba sobre ellos,
y una voz, desengañada y cínica, decía:
Ya me jodieron.
se dieron cuenta
de que ya no eran fantasmas,
que no eran brumas de niebla
ni miasmas de los pantanos
ni borracheras de tinta.
Y que su historia,
por fin,
había llegado al mundo.

A un mundo libre
de patriarcas y similares.
Libre de cobardes y de sicarios,
libre de todos aquellos
que deben ser devorados
por los zopilotes del olvido.
Un mundo nuevo,
una dorada Arcadia fértil,
llena de flores amargas
e inmortales.

Un mundo sin inquisiciones
ni pactos patrióticos.

Un mundo
que sonría a los cometas
y no anuncie muertes absurdas
en nombre de un absurdo honor.

Un mundo sin profecías
ni presagios.
Mundo de amores sinceros
que nunca sean castigados
con colas de cerdo ni hormigas.
Un mundo en el que nadie olvide
que eran más de tres mil
y los tiraron al mar.
Un mundo, en suma,
donde las estirpes condenadas
a cien años de soledad
tengan una segunda oportunidad sobre la tierra.

24 - XI - 97, tras quince años de vueltas.

******************************************************************************** 

Ayer murió Gabriel García Márquez. Otra forma de homenajearle es releer alguno de sus mejores fragmentos como:

 Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era una aldea de veinte casas de barro y cañabrava a orillas de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente que muchas cosas carecían de nombre y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo.

Hasta siempre, Gabo. 

viernes, 11 de abril de 2014

Un buitre palindrómico

El alimoche, el más pequeño de nuestros buitres, también demuestra ser reversible:

 Echo mil al alimoche.

¿Mil qué?  Eso ya no sabemos. Mejor no preguntar estas cosas.

sábado, 5 de abril de 2014

Desde la noche de los tiempos

   Todos los que hemos estudiado en colegios religiosos -y más durante el franquismo- tenemos una gran cantidad de recuerdos comunes, especialmente en cuestiones sexuales. Todas las advertencias respecto a los pecados contra el sexto en general y la masturbación en particular. Parece ser que disponían de un largo catálogo de consecuencias indeseadas para quienes gustasen de practicar el vicio solitario, entre ellas lo que hoy se llama acondroplasia -uff- y en otros tiempos, sencillamente, quedarse enano.
   Esta relación entre lo que Woody Allen llamaba hacer el amor con la persona a la que más se quiere en este mundo y la reducción radical de las expectativas de crecimiento no es nueva, sino que se remonta ya a los tiempos bíblicos, como prueba este sencillo palíndromo:

                  Onán enano.

(Luego supimos que lo de Onán no era la soledad continuada sino más bien la sobrevenida, pero es posible que la frase tuviera el mismo desplazamiento.)

********************************************************************************

Cambiando de ámbito, una de las primeras novelas de Juan José Millás llevaba el enigmático e hiperbático título de Cerbero son las sombras, así que a mí, casi de golpe, ocurrióseme otro similar:

                 Saturno son rutas.

lunes, 10 de marzo de 2014

Una frase que salta

Ya se sabe: como decía el clásico, el amor es ciego, pero el matrimonio le devuelve la vista.

Esta preciosa  y genial antítesis hame aparecido en El viaje de una hoja de lechuga, de mi coetánea Ángela Vallvey, en el que narra un periplo por tierras manchegas tras las huellas del Caballero de la Triste Figura con su madre y su hija. (Las de ella, no las de D. Quijote.)

lunes, 24 de febrero de 2014

Herencia navarroegipcia

  Decía el ínclito José Ramón Urío Bengoechea, en una de sus consuetudinarias diatribas anticlericales, que el alma la inventaron los egipcios; de éstos pasó a los judíos, de éstos a los cristianos y de éstos a los navarros, pero no era de esto de lo que quería hablar hoy.
  Un pueblo de Izagaondoa se llama Iriso, nombre que de buenas a primeras sugiere el Arco Iris, sus siete colores entre la lluvia rezagada, y por tanto el renacer, pero nos da una curiosa sorpresa:

            Osiris Iriso.

 Cambiando de ambiente, de las umbrías colinas prepirenaicas nos vamos a la soleada Ribera, cerca de donde el Ebro se ensancha con los tres aportes -Ega, Arga y Aragón, etc.-, y ahí tenemos otro pueblo, Sesma, que a primera vista no parece revestir mucha importancia, pero:

           Sesma Ramsés.

 Ahí es nada, el dios de la resurrección, esposo de Isis y padre de Horus, y el faraón en cuyos tiempos alcanzó Egipto su mayor gloria y prosperidad están palindrómicamente ocultos en la toponimia navarra. ¿Habrá más? Desde aquí animo a explorarla a cuantos egiptólogos no se vean con ánimos para dirigirse al país del Nilo.

 En cualquier caso, no es de extrañar que J.R.U.B, gran espíritu de contradicción, al considerar que su segundo nombre era teóforo por partida doble -Ra y Ammón-, eligiera como deidad propia al monstruo más temido por los antiguos egipcios, el hipopótamo.


jueves, 20 de febrero de 2014

In memoriam M.J.L.

  Este año no sólo es el centenario del nacimiento de Julio Cortázar, sino también el bicentenario del nacimiento de un escritor romántico ruso, Mixail Jurevic Lérmontov (1814 - 1841), que, como se ve, murió joven y guardando cierta simetría en fechas de nacimiento y muerte. Al igual  que otro grande de las letras rusas, Aleksandr Sergeevic Puskin (1799 - 1837), murió de duelo, que, como es sabido, era la tercera causas de muerte entre los poetas románticos, con la tuberculosis y el suicidio.

 Pero vamos con algún fragmento de su principal novela, Un héroe de nuestro tiempo, cuyo protagonista, el teniente Pecorin, es un buen ejemplo del mal du siècle:

 Puedo morir mañana... Y en el mundo no quedará nadie que me haya conocido tal y como soy. Unos me consideran mejor y otros peor de lo que soy en realidad. Aquéllos dirán: Era buena persona; éstos: Era un ruin. Pero lo uno y lo otro será igualmente falso. Y después de esto, ¿vale la pena vivir? Y sin embargo vive uno, esperando siempre algo nuevo. ¡Es una cosa ridícula y despreciable!

jueves, 6 de febrero de 2014

Retiro

Este mediodía he visto una villavesa en cuyo frontal aparecía sólo una palabra:  Retiro. ¿Qué podía sugerir?

Primero, tenemos una línea Pamplona-Madrid, y no hasta un lugar cualquiera de Madrid, sino nada menos que hasta el Retiro. No tiene que estar nada mal el viaje, aunque no sé cuál es la calle de Pamplona que permite llegar antes a Madrid. ¿Tendremos algún agujero de gusano?

Segundo, como la realidad supera a la ficción, no es extraño que los argumentos de ciertas películas se cumplan (1)cuando menos se espera. En este caso, se trata de Blade Runner. O sea, que cinco años antes de lo que suponían los guionistas de dicha película ya tenemos replicantes casi humanos que a partir de cierta edad van creando problemas, y un cuerpo especializado no en eliminarlos ni en quitarlos de enmedio, qué vulgaridad, sino en retirarlos. Seguramente esa villavesa traslada los cadáveres de los replicantes, o por lo menos las partes aprovechables de los mismos, que no están los tiempos para tirar nada.




















     (1)  http://crisazama.blogspot.com.es/2013/12/alla-peliculas.html

viernes, 24 de enero de 2014

Añadiduras a palíndromos

Decía un personaje de Cortázar que Atar a la rata no tenía nada de especial, se leía del derecho, se leía del revés y ya estaba. Es la joda. En cambio, Atar a las ratas era más interesante, pues leído al revés hacía Satarsa la rata. Con un pequeño añadido, se individualizaba.

Yo no llego a tanto como Cortázar. Me limito a decir que Asarás a Sarasa es un palíndromo normal y corriente, monovocálico, aliterado y, eso sí, un tanto canibalesco, mientras que Asarás al sarasa añade un preocupante tono inquisitorial. Quizás leído al revés -Asarásla, sarasa- complique algo más las cosas.

P.D.: Este año se celebra el centenario del nacimiento de Julio Cortázar (1914-1984) gran ejemplo de autor que nunca dejó de entender la literatura como un doble juego -con el lenguaje y con el lector- ni, con aciertos o con errores, de comprometerse con su tiempo.

http://www.clubcultura.com/clubliteratura/clubescritores/cortazar/ 

http://www.ambigramas.com/Simetria/ds/ds.htm

miércoles, 1 de enero de 2014

Nada más vacío


Hay un mar color de rosa,
como la lluvia que golpea 
sobre un recuerdo
desnudo.

Está siguiendo al aire,
deshilachado.

Nada más vacío que el lugar
donde yo quisiera hallarte. 
Nada más vacío
que el tiempo que no tuvimos,
cuando la lluvia apagó esas chispas fugitivas
que soñaron inflamar
los corazones viajeros del aire.

La anchura gris de esta hora
es la voz sorda del vacío.