seguir por correo

viernes, 24 de enero de 2014

Añadiduras a palíndromos

Decía un personaje de Cortázar que Atar a la rata no tenía nada de especial, se leía del derecho, se leía del revés y ya estaba. Es la joda. En cambio, Atar a las ratas era más interesante, pues leído al revés hacía Satarsa la rata. Con un pequeño añadido, se individualizaba.

Yo no llego a tanto como Cortázar. Me limito a decir que Asarás a Sarasa es un palíndromo normal y corriente, monovocálico, aliterado y, eso sí, un tanto canibalesco, mientras que Asarás al sarasa añade un preocupante tono inquisitorial. Quizás leído al revés -Asarásla, sarasa- complique algo más las cosas.

P.D.: Este año se celebra el centenario del nacimiento de Julio Cortázar (1914-1984) gran ejemplo de autor que nunca dejó de entender la literatura como un doble juego -con el lenguaje y con el lector- ni, con aciertos o con errores, de comprometerse con su tiempo.

http://www.clubcultura.com/clubliteratura/clubescritores/cortazar/ 

http://www.ambigramas.com/Simetria/ds/ds.htm

miércoles, 1 de enero de 2014

Nada más vacío


Hay un mar color de rosa,
como la lluvia que golpea 
sobre un recuerdo
desnudo.

Está siguiendo al aire,
deshilachado.

Nada más vacío que el lugar
donde yo quisiera hallarte. 
Nada más vacío
que el tiempo que no tuvimos,
cuando la lluvia apagó esas chispas fugitivas
que soñaron inflamar
los corazones viajeros del aire.

La anchura gris de esta hora
es la voz sorda del vacío.