seguir por correo

viernes, 24 de enero de 2014

Añadiduras a palíndromos

Decía un personaje de Cortázar que Atar a la rata no tenía nada de especial, se leía del derecho, se leía del revés y ya estaba. Es la joda. En cambio, Atar a las ratas era más interesante, pues leído al revés hacía Satarsa la rata. Con un pequeño añadido, se individualizaba.

Yo no llego a tanto como Cortázar. Me limito a decir que Asarás a Sarasa es un palíndromo normal y corriente, monovocálico, aliterado y, eso sí, un tanto canibalesco, mientras que Asarás al sarasa añade un preocupante tono inquisitorial. Quizás leído al revés -Asarásla, sarasa- complique algo más las cosas.

P.D.: Este año se celebra el centenario del nacimiento de Julio Cortázar (1914-1984) gran ejemplo de autor que nunca dejó de entender la literatura como un doble juego -con el lenguaje y con el lector- ni, con aciertos o con errores, de comprometerse con su tiempo.

http://www.clubcultura.com/clubliteratura/clubescritores/cortazar/ 

http://www.ambigramas.com/Simetria/ds/ds.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario