seguir por correo

lunes, 10 de marzo de 2014

Una frase que salta

Ya se sabe: como decía el clásico, el amor es ciego, pero el matrimonio le devuelve la vista.

Esta preciosa  y genial antítesis hame aparecido en El viaje de una hoja de lechuga, de mi coetánea Ángela Vallvey, en el que narra un periplo por tierras manchegas tras las huellas del Caballero de la Triste Figura con su madre y su hija. (Las de ella, no las de D. Quijote.)