seguir por correo

miércoles, 4 de junio de 2014

Añadidos

Allá por 2008 un amigo me dedicó este palíndromo sobre la actitud de un alegre bebedor que pasa repentinamente de la exaltación al lamento:

  Arriba la copa, ah, poca la birra.

Lo hizo sin conocer la versión original, del genial Juan Filloy (1896 - 2000):

 Arriba la birra.

**************************************************************************
 http://eljineteinsomne2.blogspot.com.es/2007/09/los-palindromos-de-juan-filloy.html
 **************************************************************************

   El añadido tiene ese matiz de expesar un gran cambio con pocas palabras, mientras que el original tiene el encanto de lo inmediato, lo simbólico. ¿Qué mejor emblema podrían tomar los bebedores de cerveza? Uno es narrativo y el otro lírico, pero los dos condensan, los dos son, como decía Baltasar Gracián, dos veces buenos.

******************************************************************************* 

Al principio de los tiempos, allá por la prehistoria, perpetré algunos palíndromos viajeros:

 Alí va a Ávila.

Alien a Neila.

Nuria a Irún.  

  Cada uno de ellos, sin duda, lleva tras de sí una historia que puede ocupar mucho o poco, según la imaginación de cada uno. Pero cuál no sería mi sorpresa al leer que un famoso lingüista, Gregorio Salvador, es también aficionado a los palíndromos, y, en concreto, tenía su propia versión de este último:

Nuria, sonría y ate la maleta, y a irnos a Irún.

 http://www.elcultural.es/version_papel/LETRAS/326/El_reino_de_Cervantes

(Veo muchos enlaces a este libro, pero ninguno que haga referencia al capítulo que tiene sobre palíndromos. Una pena.) 

En cualquier caso, acrecentar palíndromos es un ejercicio interesante, que nos lleva a la dualidad de concisión y amplitud.
 
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario