seguir por correo

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Noche preoperatoria

  El paciente ya está casi totalmente preparado, sólo falta un pequeño detalle. Hablando fino, se trata de limpiarle por dentro. A lo mejor la enfermera encargada de tal menester se llama Avita, y entonces es fácil decirle:

 Avita, va la lavativa.

(O quizás es la operanda quien lleva ese nombre y le avisan.)

  O, para más sencillez, todos esperan que la operación Así sea y por eso se dice:

Amén, enema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario