seguir por correo

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Dioses y deseos

 No recuerdo bien lo que decía Ramón sobre ojalá, algo así como si el ojo de Alá vigilara a través de esta palabra. Ahora podemos decir Al ajo, ojalá o bien Leí: nadad, ojalá la joda Daniel, palíndromo asaz aliterado y con alguna resonancia cortazariana.
 Pero ojalá en latín se decía utinam, y entonces sí que hay que nadar, nada menos que hasta el otro lado del Charco, por si algún indio de las praderas más o menos latinizado invoca a su principal divinidad diciendo:

         Utinam Manitú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario