seguir por correo

martes, 27 de enero de 2015

SM y palíndromos

El Divino Marqués -y no me refiero al de Bradomín- da mucho juego en el arte de la palindromía:

Sade, ¿me das?

Sade, ¿le das?

¿Qué diremos de las sadobodas?

Imaginemos que una persona de estética convencional, vainilla, se pasa de repente al cuero negro, las cadenas, el látex:


Osa moda sadomaso.

Y claro:

Al rato, zas, azotarla.

En fin.

4 comentarios:

  1. Interesantes, sobre todo me gusta el último.
    Felicidades.
    Sylvia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sylvia. La verdad es que cualquier tema puede servir.

      Eliminar
  2. Hay que quitarse el sombrero

    ResponderEliminar