seguir por correo

miércoles, 25 de mayo de 2016

Escrito de repente

 El burlado se refugió en medio del silencio blanco -o azul- para escuchar la llamada de lo salvaje que resonó como cantos de vida y esperanza, como un olvido de que lo fatal es, al fin y al cabo, ley de vida.



Dedicado a Jack London y Rubén Darío en el centenario de sus muertes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario